CONSILIUM
Club de Relaciones Internacionales
CONSILIUM
Club de Relaciones Internacionales
CONSILIUM

Impacto del Covid-19 en Latinoamérica : ¿China al rescate?

¿Cómo intenta acercarse el gigante chino a América Latina?
Fuente: SELA.ORG

Latinoamérica, aunque reconocida como una región de ingresos medios, es un bloque que presenta divergencias en su composición. Ejemplo de ello, tenemos el caso de Haití, muy por debajo de este ingreso, y en contraparte, resalta Brasil, como la séptima economía más grande a nivel mundial. Además, la incorporación de países como Argentina y México en el G20, cumbre que contempla a las economías más poderosas del mundo (PNUD).

Con esta breve introducción me centraré en el impacto que tiene el covid-19 en Latinoamérica, así como en su futura política exterior como bloque regional.

A la fecha, con más de medio millón de infectados y con tendencia a la alza en la curva de nuevos casos y fallecimientos, América Latina se ha convertido en el nuevo foco preocupante de la pandemia; en el que Brasil es el país más perjudicado de la región y la sexta economía más infectada a nivel global, siguiendo Perú como segundo país más afectado y disputándose en el puesto número 12 a nivel mundial, continuando México y Chile en la línea de países más azotados por el covid-19.

No obstante, no todo es desalentador en la región, resaltando de forma excepcional el caso de Costa Rica, el cual hasta la quincena de mayo contaba con tan solo 843 infectados, 9 personas fallecidas y con un 65% de hospitalizados recuperados, labores reconocidas por la OMS como ejemplares para el resto de gobiernos (EFE, 2020).

Aunque estos números puedan darnos una percepción de la realidad, sentenciar si un país está teniendo un óptimo o deficiente manejo de la crisis sanitaria, amerita tomar en cuenta otros factores como la cantidad poblacional o el número de pruebas realizadas por día, solo por señalar algunas características. Por lo tanto, al tener una región heterogénea política y económicamente, se subdividirá entre países que están mejor y peor preparados para enfrentar el covid-19. Siguiendo esta premisa, la profesora Nora Lustig, indica que los países de la región mejor posicionados son aquellos que cuentan con una deuda externa relativamente baja con respecto a su PBI, resaltando: Colombia, Chile y Perú, pues “tienen posiciones fiscales macroeconómicas con mayor margen de maniobra”, prueba de ello, es la política de protección al ciudadano planteada por Vizcarra, al emprender una reforma presupuestal del 12% de su PBI para contener la pandemia – una medida exorbitante que solo pueden atribuírseles a aquellos gobiernos con una responsable política de ahorro fiscal.

Sin embargo, la paradoja de estos países es que ni su principal fortaleza económica puede asegurar el bienestar social de toda la población, debido a sus instituciones políticas débiles y enfrascadas en burocracias gubernamentales, junto a un sistema de salud deficiente y centralizado, lo cual limita la ejecución de políticas públicas multisectoriales. Esta distribución desigual de los recursos públicos, consolidan y aumentan la desigualdad entre las clases sociales, ya la vez se refuerza la crisis de legitimidad en estas naciones. Un claro ejemplo es la crisis política interna que Chile atravesaba, antes de ser golpeada por la pandemia y se agrava en la actualidad.

¿Y los menos preparados? Se tiene a Venezuela, con una dictadura dependiente a la demanda energética, Ecuador con una economía dolarizada – que al igual que Venezuela es subordinante a los ingresos petroleros – mientras que se tiene una Argentina incapaz de pagar o renegociar sus deudas externas con los distintos organismos multilaterales, que a la fecha equivalen el 93.3% de su PBI.

Estos países, además de tener instituciones políticas menos transparentes, tienen como común denominador el acceso limitado a los mercados y capitales occidentales. En consecuencia, la vulnerabilidad de aquellos países con economías raquíticas quedarán a la merced del mejor postor (BBC, 2020).

¿Y qué país estaría dispuesto a rescatar económicamente a las naciones subdesarrolladas a fin de ampliar su influencia geopolítica? Efectivamente, China, la cual está ofreciendo sus recursos económicos como salvaguardia a Europa y África, y Latinoamérica no es la excepción.

El nuevo precursor del multilateralismo ha venido ofreciendo donaciones, préstamos e inversiones en la región; tan solo por citar el caso de Ecuador, cuya infraestructura petrolera fue financiada con créditos chinos y en consecuencia se mantiene un comercio favorable del crudo con su financiador como forma de pago. En este sentido, Argentina no es ajena, pues el partido comunista es el principal y mayoritario socio comercial de productos agrícolas.

Eventualmente, el covid-19 evidencia las vulnerabilidades de aquellos países con los que atentamente China ha venido adquiriendo mayor presencia y fortaleciendo relaciones comerciales. Es un hecho que la pandemia golpeará a toda la región pero se debe enfatizar que no golpeará a todos por igual, y esto dependerá de las características de las distintas economías, si bien los efectos de corto y mediano plazo obedecen las mismas características de crisis anteriores; aumento de la tasa de desempleo, agudización de la brecha de desigualdad social, mayor pobreza, incremento de la deuda externa, caída de los precios de materias primas, fuga de capitales, al transformarse en mercados menos seguros.

Deviene una consecuencia nueva que radica en la alineación que seguirá la región, en el que Estados Unidos es indiferente a los planes de cooperación, mientras que China ha dirigido esfuerzos financieros millonarios en pro al multilateralismo. Como ya es de conocimiento, nada en las Relaciones Internacionales surge por casualidad, la generosidad China sigue su iniciativa de expansión e influencia política en la región.

Por lo tanto, se debe reflexionar sobre el tipo de acercamiento que los países de la periferia deben de negociar con el gigante asiático, sin que ello atente con la soberanía nacional latinoamericana.

7 comentarios en “Impacto del covid-19 en Latinoamérica: ¿China al rescate?”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.